Uvas tintas

La Tempranillo Familia Roda 107, una selección que apuesta por la calidad

En Bodegas Roda llevamos desde el año 1992 elaborando uvas de distintos ecosistemas de La Rioja. Dentro de las variedades existentes nos hemos centrado en la Tempranillo, aunque también trabajamos con Graciano, Garnacha y en algún caso con Mazuelo. También hemos realizado distintas plantaciones y llegado a diversos acuerdos con viticultores de forma que en el año 2.010 cultivamos 70 has de viñedo en condiciones muy diferentes: Vaso con distintas densidades de plantación; viñedo joven, de mediana edad, viejo y muy viejo; viñas en distintas zonas; fincas llanas y en ladera, etc..

Nos hemos centrado en tempranillo porque entendemos que es la variedad que más se adapta al perfil de RODA, permitiendo obtener vinos elegantes, voluminosos y placenteros, con posibilidad de consumirlos cuando salen al mercado o conservarlos durante muchos años con muy buena evolución, dando con el tiempo vinos más complejos, sedosos y de gran disfrute.

Nuestra sistemática de trabajo pasa por visitar todos los años todas las parcelas que vendimiamos y otras muchas que finalmente no vendimiamos, pero que sí observamos y en muchos casos hacemos un muestreo. Una vez que una parcela se decide vendimiar se realiza la elaboración de la misma de acuerdo a las técnicas que estimamos más aconsejables para cada parcela. Como idea general la elaboración es con uva despalillada, prefermentación en frío, ligera maceración postfermentativa, realización de maloláctica en barrica y crianza en barricas de roble. Cada uno de los vinos procedentes de la misma parcela o parcelas homogéneas tiene su ficha de seguimiento individual, tanto desde un punto de vista analítico, como organoléptico. Además de la vendimia citada para los vinos comerciales se han hecho múltiples ensayos con elaboraciones en depósitos de 1200 kilos o micro elaboraciones de menor volumen. Dentro de los ensayos que hemos realizado podemos citar:

– Distintas cubiertas vegetales.

– Vendimia en distintos momento de maduración.

– Comparación diversos modelos de fermentación.

– Actualmente estamos trabajando en un proyecto CENIT de investigación comparando el riego con no riego.

– Etc..

Esto se ha ido realizando durante 19 años y con esta experiencia es con la que queremos dar unas pinceladas sobre la variedad tempranillo.

Observaciones sobre el tempranillo. Creación familia RODA 107

Por todos es conocido que la variedad tempranillo es una variedad población. Esto quiere decir que no todas las cepas proceden de una planta madre, sino que al ser una variedad antigua y cultivada en múltiples lugares y circunstancias hace que exista gran diferencia entre unas cepas y otras. Esto se observa con claridad en el campo, existiendo una gran heterogeneidad dentro de esta variedad. Fundamentalmente esta heterogeneidad se observa en los viñedos viejos. En los viñedos jóvenes normalmente ya se han realizado las plantaciones con material seleccionado y son mucho más homogéneos, no existiendo variabilidad genética.

Sin entrar por tanto a los viñedos jóvenes o mejor dicho al viñedo plantado con material vegetal seleccionado y centrándonos en los viñedos más antiguos donde hay muchos fenotipos distintos se observa la gran diferencia entre una cepa y otra en las mismas circunstancias. Hay cepas con racimo suelto y otras compactos, racimos pequeños o grandes, con bayas de distintos tamaños, con mayor o menor homogeneidad, etc..

También observamos que de las cepas con mejor equilibrio natural es donde normalmente año tras año se conseguían nuestros mejores vinos.

Al mismo tiempo nos dimos cuenta de la gran perdida que estaba sufriendo el viñedo riojano con arranques de viñedo viejo propiciado por su baja rentabilidad en algún caso, difícil mecanización, pequeña dimensión, planes de reconversión, concentraciones parcelarias, etc.. Múltiples causas, todas ellas justificadas, pero que hacía que se perdiera una gran cantidad de plantas viejas y su variabilidad genética.

Por estas dos razones: búsqueda de una selección de plantas más equilibradas con un alto potencial de calidad acordes con el vino que producimos y evitar en la medida de lo posible la perdida de la herencia genética, manteniendo la variabilidad es por lo que Bodegas Roda inicio en el año 1.997, un Proyecto de I+D+I en colaboración con el CDTI: Selección y mantenimiento en campo de diversos fenotipos del Cv. Tempranillo (Vitis vinifera L.): Potencial fenólico y mejora de su extracción. Para la citada selección se realizó una prospección en los años 1.998, 1.999 y 2.000 de un gran nº de viñas viejas, situadas a lo largo de todo el hábitat tradicional del Tempranillo, se buscaron aquellos individuos que representaban la variabilidad intravarietal existente en el viñedo y también aquellos que presentaban un alto potencial de calidad, baya pequeña, racimo abierto, poca producción y correcta maduración. En total se rescataron 532 individuos que fueron injertados en el año 2000 a razón de 15 plantas por cepa seleccionada en una parcela propiedad de la bodega. Desde el año 2002, se vienen tomando datos agronómicos y analíticos de todos los clones seleccionados, observándose gran variabilidad entre ellos. También se han analizado las virosis Entrenudo corto, Jaspeado y Enrollado mediante el test Elisa.

En el año 2005, comenzamos a realizar nuestras nuevas plantaciones, con material vegetal procedente de esta selección. Se han seguido haciendo microvinificaciones y siguiendo todo el estudio de nuestro campo de tempranillo seleccionado. Fruto de este estudio surge la familia RODA 107 en el año 2.007. Las características buscadas en esta familia son las siguientes:

– Formada por varios biotopos.

– Libre de Entrenudo corto, enrollado I y III y Jaspeado (Test Elisa).

– producción: media.

– Tamaño baya: pequeño.

– Baumé: 13,5 Medio-alto

– PH: 3,7

– At. 4,2 g/l

– Intensidad de color Media-alta

– Notas de cata: Estructurado, complejo, voluminoso.

Situación actual

La familia RODA 107 comenzó a comercializarse en el año 2.008, existiendo plantaciones de los años 2.008, 2.009 y 2.010.

Desde el año 2008, estamos elaborando las uvas de la familia Roda 107, en depósitos de 1200 Kg., obteniendo vinos que en cata se definen como estructurados, voluminosos y complejos y que tienen los siguientes parámetros analíticos.

Datos de las uvas. Media 2007-2010
familia roda

Datos analíticos de los vinos obtenidos, años 2008-2010
tabla2_ roda

Además en el año 2.010 se han realizado vendimias en el ámbito de distintos vitcultores, con un gran éxito obteniéndose uvas de gran calidad que pueden dar buenos vinos. Al mismo tiempo desde Roda se han hecho elaboraciones en depósitos de 1.200 kilos de la añada 2.008, 2.009 y 2.010. Son vinos muy interesantes y con muy buenos parámetros, sin duda vinos de gran nivel.

La observación en campo nos muestra la diferencia entre los diversos biotipos, tal y como se busco en la selección. Pensamos que en diversas circunstancias es una familia que se comportara bien, existiendo complementariedad entre los biotipos para conjugar unas uvas que nos den un vino complejo con muy buenos parámetros.

Por otro lado no se puede olvidar que son plantaciones muy jóvenes que todavía se están formando y que poco a poco irán mostrando el verdadero potencial que realmente tienen.

Opinión desde Bodegas Roda

Nosotros creemos en el modelo de vino que estamos elaborando y pensamos que nuestra selección se adapta a este tipo de vino.

Por otro lado somos conocedores que hay otros modelos de vino y otros modelos de viticultura perfectamente validos, así como hoy en día existen múltiples selecciones de tempranillo.

Con esta selección lo que hemos intentado es que exista un material vegetal disponible para los viticultores que busquen producir uvas y por tanto obtener vinos en línea con lo que nosotros hacemos.

El material vegetal es una parte más de una viña, muy importante pero sólo una parte. Por tanto además de una buena elección de material vegetal se ha de pensar en el tipo de suelo, sistemas de plantación, practicas culturales, etc,, Nosotros aconsejamos que cada viticultor adapte todos estos parámetros a sus circunstancias y al fin que busque con su viñedo. Lo que sí podemos decir es que el viticultor que piense en vinos de tempranillo de calidad puede confiar en RODA 107.

Por otro lado indicar que la familia RODA 107 es algo vivo que no ha finalizado y desde el departamento de campo y de investigación de Bodegas Roda seguimos trabajando en este tema intentando conocer mejor nuestro material y buscando mejoras.