Sarmentar, trabajo de campo culminado en el taller

Sarmentar es una de esas expresiones propias del campo que resiste bien el paso del tiempo. En su acepción más genérica consiste sencillamente en recoger los sarmientos una vez podada la viña, generalmente usados como fuente de brasas para una buena parrillada. Sin embargo, en un vivero de vid como el nuestro es una expresión que adquiere otra dimensión.

Los viveristas no nos limitamos a recoger los sarmientos, sino que procuramos seleccionar los que provienen de los viñedos con una pureza varietal y sanitaria contrastada. Y por si esto fuera poco, los tratamos como a un tesoro que jamás se nos ocurriría quemar. En este momento, aunque para casi todos el 2017 queda muy lejos, en Viveros Villanueva nos aplicamos en la tarea de hacer acopio de material vegetal de las mejores variedades de vid y, en especial, de las que pensamos que los viticultores nos reclamaréis para vuestras plantaciones a más de un año vista. Por eso pedimos tantas y tantas veces que trabajéis con la suficiente previsión, porque es ahora  cuando deberías solicitarnos las plantas para la primavera de 2017.

Entendemos de vuestra dificultad para anticiparnos vuestros proyectos cuando aún la mayoría no ha acometido el de 2016, y es por eso que ponemos nuestro conocimiento del sector y nuestra capacidad de escucha e intuición para acertar en las cantidades y variedades seleccionadas. En las imágenes que os presento, dos tipos de viñedo propios de nuestra viticultura, el ya clásico emparrado con poda a doble cordón  y otro formado en parral. A todos nos toca dar vuelta, porque cada variedad tiene un terruño y una manera especial de dar lo mejor de sí.

Una vez sarmentada la viña, toca que manos expertas culminen el trabajo en nuestro taller; y corten y analicen el buen estado de cada yema que vamos a conservar en nuestras cámaras de frío hasta que llegue el momento de injertar. Ahora, a lo nuestro,  a sarmentar…

IMG_9553

IMG_9545IMG_9543