Impacto de los Hongos de Madera en la viña

Con la concesión de la Tecnóloga, y un gran esfuerzo por parte de Viveros Villanueva, se inició un proyecto pionero en Europa como iniciativa propia de un vivero de plantas de vid: el estudio de los temidos hongos de madera.

Fue un proyecto cofinanciado por el Gobierno de Navarra, con una duración de 3 años.

La presencia de los hongos de madera en las plantas de vid está constatada desde la época de los romanos como uno de los grandes males de la viticultura mundial, pero no ha sido hasta después de la prohibición del arsenito sódico en 2003 cuando los daños están aumentando y generando ahora una alarma generalizada. La expansión de los focos de las enfermedades de hongos de madera ante la falta de medios eficaces para combatirlo genera grandes pérdidas económicas al sector por la alta mortandad de las cepas de corta y mediana edad.

El sector vitivinícola español no estaba todavía en 2008 especialmente sensibilizado con este problema, pero desde Viveros Villanueva vimos que debíamos adelantarnos para reducir, en lo posible, el riesgo de contaminación por dichos hongos en nuestros plantones.

El proyecto se inició junto con el interés de una bodega (cliente y colaborador del vivero), con el fin de mejorar la sanidad de las plantas que se le iban a producir.

La carga científica fue compartida por nuestro personal y la Universidad de León (lo que mas adelante será el Instituto de la Viña y el Vino de León). Los investigadores fueron el Doctor Enrique Garzón Jimeno y el Doctor Juan José Rubio Coque.

Trabajos realizados para evaluar la presencia de hongos de madera:

a) Análisis de los suelos de las parcelas donde se encuentran las cepas madres de vinífera.
b) Análisis de los suelos de las parcelas donde se encuentran las cepas madres de americanas
c) Análisis de las cepas madres de vinífera.
d) Análisis de las cepas madres de americanas.
e) Análisis de los suelos donde se van a plantar las planta injertos anuales en vivero.
f) Análisis de las naves, almacenes, cámaras frigoríficas y maquinaria donde se realiza el proceso de producción de las planta injertos.
g) Análisis de la planta injerto final antes de ser seleccionada y empaquetada.
h) Análisis en las 4 estaciones del año del agua de riego.

Con todos estos trabajos, en todos y cada uno de los momentos, se trató de buscar los puntos críticos y cuellos de botella en los que existe un mayor riesgo de contaminación por hongos.

De la misma manera conseguimos obtener una visión real de la situación y estado sanitario del vivero.

Inicialmente se trabajó en la búsqueda de 10 hongos distintos:

− Fomitiporia mediterranea
− Phaeoacremonium aleophilum
− Phaeomoniella chlamydospora
− Botryosphaeria dothidea
− Botryosphaeria obtusa
− Botryosphaeria stevensii
− Fomitiporia punctata
− Eutypa lata
− Cylindrocarpon destructans
− Cylindrocarpon floridian

*Nota: En la actualidad algunos de estos hongos son denominados ya de otra manera. Vease como ejemplo que Cylindrocarpon ahora se denomina Ilyonectria.

Conforme el proyecto iba avanzando se incorporaron nuevos hongos en esa búsqueda.

Tras los tres años de investigación se llegaron a una serie de conclusiones y se encontraron varias opciones para poder reducir el riesgo de infección de los hongos.

En lo sucesivos años se fueron incorporando al vivero varias practicas culturales y diferentes herramientas de control.

Todas estas conclusiones nos dieron pie a seguir con la política de mejora continua en la empresa; de tal manera que se lanzó un nuevo proyecto I+D+i con otros tres años de duración para investigar y mejorar todos los puntos críticos en vivero y maneras de control de los hongos.